Cuando llega el encargo de realizar un logotipo que represente la Orden de Frailes Menores; buscamos toda la documentación iconográfica propia de la orden desde su fundación por San Francisco de Asís en 1209, y se llega a la conclusión de existe una gran cantidad de símbolos.

Si tenemos en cuenta que un logotipo debe ser simple para cumplir su función y que debe adecuarse a la estética de la sociedad en la que se mueve, debemos seleccionar de entre toda la simbología relacionada con la Orden de Frailes Franciscanos los elementos que representarán a dicha orden y presentarlos de la forma más limpia y sencilla posible para que su lectura inicial o impronta sea directa.

EL CRUCIFIJO QUE HABLÓ A SAN FRANCISCO + 3 NUDOS

San Francisco tuvo dos encuentros con Cristo; el primero se produjo cuando iba a la guerra de Ampulia, al servicio del Emperador Germánico Otto de Brunswick; el segundo tuvo lugar en la pequeña Iglesia de San Damián, en la que Francisco, ya entregado y dispuesto, le preguntó a su Señor: ¡Entonces, Señor, ¿qué quieres de mí?’ y Cristo le contestó: ‘Francisco, ve y restaura mi iglesia, que como ves, está en ruinas’.

Y dicho encuentro tuvo lugar ante este Cristo que la familia franciscana ha guardado como el mayor tesoro, por la historia del mismo en la vida de Francisco. Se trata de una tabla Bizantina de pintor anónimo del siglo XII de la Iglesia de Santa Clara, en Asís.

Los tres nudos que representan los fundamentos de la vida franciscana que instituyó SAN FRANCISCO al crear la Orden Franciscana (OBEDIENCIA, CASTIDAD y POBREZA) completan visualmente la letra F.

INMACULADA CONCEPCIÓN

En el logotipo se ha situado a la Virgen María dentro de la letra O, representada como un círculo perfecto.

El círculo, al no tener principio ni fin, es considerado como un símbolo de lo eterno y de lo absoluto, por ende, de Dios, de hecho, la cúpula redonda representa el hogar de Dios. Si aparece en el centro un punto, representa entonces el Ojo abierto de Dios cuyo propósito es la revelación.

La intención al situar a la Inmaculada Concepción en el interior de la circunferencia (en sustitución del punto) no puede ser otra que ratificar el dogma según el cual la Virgen María fue preservada por Dios del pecado original, aportando la simbología de perfección, eterno y absoluto propia del círculo.

MANOS DE CRISTO Y FRANCISCO

El caso de la estigmatización de San Francisco de Asís es particularmente destacable, por la cantidad de testigos, unos pocos en vida pero en mayor número luego de su muerte, que corroboraron la veracidad del hecho.

Dentro del escapulario franciscano se representan, entre otros símbolos, las manos de Cristo y Francisco acompañadas de las marcas que nos recuerdan la estigmatización.

COLOR

Por último, pero no menos importante, los colores elegidos para representar el logotipo salen de los tonos tierra(marrones y anaranjados), en alusión directa al color del hábito del fraile franciscano y azul, en referencia a la Virgen.

© 2019 creatore